FERCOAPolítica

LEYES PARA LA SOBERANÍA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCIÓN

La Ley de Acceso a la Tierra para productores rurales y la Ley de Envases con Inclusión Social cuentan actualmente con dictamen favorable de las comisiones de la cámara de diputados y están en espera para su votación.

¿Por qué son urgentes?

La Ley de Acceso a la Tierra busca crear un plan integral para que las familias productoras de la tierra puedan acceder a créditos blandos que les permitan comprar una vivienda digna y una parcela donde producir alimentos, además de garantizar a los consumidores el acceso a una alimentación sana, segura y soberana.

Con tierra propia, lxs pequeñxs productorxs pueden producir alimentos agroecológicos de calidad y a precios justos para el pueblo argentino. Ésto no solo es una respuesta frente a las necesidades del sector, sino que también podría ser la solución para muchos de los problemas que hoy acarrea la industria agroalimentaria como: hiperconcentración, especulación de precios, contaminación y trabajo informal o esclavo.

Por su parte, la Ley de Envases con Inclusión Social significa un cambio sustancial y generaría más puestos de trabajo y mejores condiciones para quienes se ocupan de la gestión de residuos. El proyecto plantea la “responsabilidad social extendida” del productor, y es pionero en incluir a la economía social en la solución al problema de la basura.

Entendiendo entonces la responsabilidad extendida de los productores sobre ese costo que hoy trasladan, el proyecto establece que paguen una tasa de hasta el 3 por ciento del valor del producto, de acuerdo a diversas variables, entre ellas cuán reciclable es el envase: cuanto más “amigable con el ambiente” es, menor es la tasa que se le aplica. 

La recaudación se destinaría a fortalecer las cooperativas de cartoneros, crear más plantas de reciclaje y tratamiento de residuos, abaratar la logística y comercialización, sacar a más cartoneros de la informalidad. Para administrarlo se plantea la creación de un fideicomiso, con participación del Ministerio de Ambiente y representantes de los distintos actores (productores, cooperativas cartoneras). 

El costo actual que tiene la falta de regulación lo están pagando los cartoneros y cartoneras con su trabajo, los ciudadanos con sus impuestos municipales y las generaciones futuras con la contaminación ambiental.

¡NO ES MAÑANA, ES AHORA!

Share:

Leave a reply